Papa Archives - Órdenes de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa

El Real Consejo de las Ordenes Militares

» Real Consejo de las Ordenes Militares » Antecedentes históricos

Los Reyes Católicos, con el fin de robustecer el Estado, albergaban la idea de eliminar el poder temporal, que de hecho tenían Ordenes Militares por todo el territorio nacional, y para ello aprovecharon la coyuntura que existía en la Orden de Santiago con el cisma producido entre Don Alonso de Cárdenas y Don Rodrigo Manrique por hacerse con el Maestrazgo, y en la de Alcántara, por la misma causa ejercían luchas intestinas Don Juan de Zúñiga y el Clavero Don Alonso de Monroy

Cuando muere el Maestre de Calatrava Frey Don García López de Padilla en 1487, interceden los Reyes a S.S. el Papa para que les nombre administradores de la orden, cosa que accede Inocencio VIII mediante Bula en 1488. Además se incorporan a la Corona de Castilla, si bien de forma temporal y mientras vivan los Reyes, las Ordenes de Santiago en 1494 y posteriormente la de Alcántara en 1499.

La incorporación de estos tres Maestrazgos supuso a la Corona, unos inmensos territorios, y tener que intervenir de forma directa en los asuntos administrativos e internos de las Ordenes, tales como aprobación de expedientes personales, pruebas de nobleza, concesión de hábitos y encomiendas etc., para lo cual se creó el Real Consejo de las Ordenes, si bien no se conoce la fecha exacta de su fundación.

A la muerte del décimo Maestre Frey Don Felipe Vivas de Cañamás y Boyl, los Reyes quisieron incorporar la Orden de Montesa a la Corona, y así lo solicitaron al Papa, y comunicaron a los Caballeros y clérigos de Montesa que no erigiesen nuevo Maestre. No vieron los Montesianos con agrado esta proposición Real, y acordaron enviar como embajador ante el Rey Don Fernando, a Frey Don Francisco Bernardo Despuig para explicar el sentir de la Orden, y escribieron al Papa para que les autorizase a designar libremente a su Maestre.

Resolvió S.S. Alejandro VI favorablemente a los deseos de la orden, y esta eligió como undécimo Maestre a Frey Don Francisco Sanz, que tuvo tal acierto en regir la Orden que obtuvo el sobrenombre del Buen Maestre.

Se tardaría cerca de cien años, para que el Maestrazgo de Montesa se integrase a la Corona, mientras que por Bula de S.S. el Papa Adriano VI de 4 de mayo de 1523, reinando en España S.M. Don Carlos I, se incorporan definitivamente a la Corona de Castilla las Ordenes Militares de Santiago, Calatrava y Alcántara.

El decimocuarto y último Maestre que tuvo la Orden de Montesa fue Frey Don Pedro Luis Garcerán de Borja, que era hijo de los Duques de Gandía. Contaba solamente 16 años de edad y era Comendador Mayor para lo cual contaba licencia Papal.

En la elección hubo serias discordias, dividiéndose la orden en dos bandos, ya que Frey Don Onofre Gerau Bou, había sido elegido por otros. Este contencioso que duró más de un año, lo resolvió el Papa Pablo III, a favor de Frey Don Pedro Luis Garcerán de Borja, dispensándolo por la edad y confirmándolo en el Maestrazgo.

Para poder contraer matrimonio con Doña Leonor Manuel de Portugal, Marquesa de Navarrés, hizo uso de la Bula del casar que el Papa había concedido a la orden de Calatrava en 1540.

Esta boda dio origen a muchas disputas acerca de su validez, ya que muchos opinaban que el Maestre hizo voto de castidad al tomar el Maestrazgo, porque en Montesa todavía se hacía este voto, hasta que el Capítulo General que celebra la Orden en 1583, y de acuerdo con las antiguas definiciones de Calatrava, se hace extensión para Montesa, la Bula del Papa Pablo III para poder casar, para lo cual debe obtenerse autorización del Maestre.

El Rey Don Felipe II nombró al Maestre Virrey de Túnez y de Tremecán, donde permaneció varios años, distinguiéndose con muchos de los caballeros que le acompañaron en las luchas contra los moros.

A su vuelta quiso dejar el Maestrazgo a su octavo hijo Don Juan, el cual a sus 23 años era el Comendador Mayor. Como la orden se opuso a sus deseos, se enojó enormemente, y por despecho ofreció el Maestrazgo al Rey Don Felipe II, cosa que fue del agrado del Rey el cual lo solicitó al Papa Sixto V, y este mediante la Bula de 15 de marzo de 1587 une e incorpora perpetuamente a la Corona Real de Aragón la Orden Militar de Santa María de Montesa y de San Jorge de Alfama.

El Rey Don Felipe II, permitió a Frey Don Pedro Garcerán de Borja, ostentar el título de Maestre hasta su muerte, que acaeció en Barcelona, siendo Virrey y Capitán General del Principado de Cataluña y Condados del Rosellón y Cerdaña el 20 de Marzo de 1592.

Real Consejo

Real Consejo de las Ordenes de Caballería
de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Orígenes:

El principio claro del Real Consejo de las Órdenes es incierto. No se conoce un documento fundacional, si bien se tiene certeza de que existía ya a principios del S. XVI. Es a partir de 1523, cuando las Órdenes de Santiago, Calatrava y Alcántara quedaron incorporadas definitivamente a la Corona de Castilla, cuando el Consejo de Ordenes quedó consolidado.

Funciones:

El Real Consejo desde sus comienzos por un lado trataba los asuntos espirituales de las Órdenes, y  por otro lado actuaba en nombre del Rey como Administrador Perpetuo a quien representaba. Las atribuciones del Consejo eran: tratar los asuntos de gracia y patronato real, los asuntos de gobierno, la administración de justicia; y la admisión de Caballeros y Religiosos. Con el paso del tiempo la institución se transformó, pasando a ser fundamentalmente un órgano de calificación, control y representación de la nobleza española.

Fines Actuales:

El Real Consejo de las Ordenes Militares  tiene los mismos fines que siempre han tenido estas, la Santificación Personal, el Culto Divino y la Defensa de la Fe, añadiéndose además los fines Histórico-Cultural y Benéfico-Social.

Entre otras funciones organiza los actos religiosos en común de las cuatro Ordenes, se encarga de labores administrativas e institucionales; ejerce el patronato de sus fundaciones, y despacha las solicitudes de pretendientes a hábitos de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Con casi cinco siglos de historia, el Real Consejo de las Ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, tiene una vocación eminentemente Católica, organiza retiros espirituales, celebra las festividades más señaladas, concede becas a seminarios y presta asistencia a los Conventos de Madres Comendadoras de Santiago y Calatrava.

Bula Papal del Nombramiento Obispo Prior OOMM 2016Desde la constitución del “Priorato de las Ordenes Militares” en 1875 (Bula “Ad Apostolicam” de Pio IX), el Obispo Prior de las cuatro Ordenes Militares, nombrado por su Santidad el Papa, es quien asume los derechos y obligaciones que le son inherentes al cargo. Monseñor Gerardo Melgar Viciosa, Obispo de Ciudad Real, es el actual Prior de las cuatro Ordenes Militares por nombramiento pontificio (Bula Papal) de 8 de Abril de 2016.

Anualmente en la festividad del Corpus Christi, S.A.R. D. Pedro, Presidente del Real Consejo, hace entrega al Obispo-Prior de cuatro becas destinadas al Seminario de Ciudad Real.

Uno de los pilares ideológicos del Real Consejo es la fidelidad hacia la Corona Española, como fuente de convivencia y signo de identidad, entre los españoles a lo largo de su historia, siendo actualmente S.M. el Rey Don Felipe V el Gran Maestre y Administrador Perpetuo de las cuatro Ordenes.

La tradicional vocación militar del Consejo, hoy en día, queda patentemente reflejada con el Hermanamiento con la Guardia Real y con acuerdos de colaboración con el Instituto de Historia y Cultura Militar.

Como fin asistencial se ostenta el patronato de las fundaciones Real Hospital de Santiago y Lux Hispaniarum.

En el ámbito cultural realiza congresos y ciclos de conferencias sobre la Órdenes.  En los últimos años ha efectuado  convenios de colaboración con el Instituto de Estudios Manchegos  de Ciudad Real y con la fundación Patrimonio Benéfico Marques de Dos Aguas de Valencia, editando diversas publicaciones.

El Real Consejo custodia y aumenta su archivo y biblioteca, contribuyendo a crear una nueva fuente documental para futuros historiadores. También con vistas a conservar el patrimonio monumental relacionado con las Ordenes Militares se esfuerza en conseguir ayudas públicas y privadas para su restauración y mantenimiento.

Finalmente como nota característica hay que destacar que mantiene vivo el patrimonio espiritual e histórico heredado de nuestros mayores, conservando y dando mayor esplendor a la nobleza española.

Website is Protected By Using The WP Site Protector Plugin From : ExattoSoft.com