Orden de Santiago Archives - Página 2 de 2 - Órdenes de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa

Real Consejo

Real Consejo de las Ordenes de Caballería
de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Orígenes:

El principio claro del Real Consejo de las Órdenes es incierto. No se conoce un documento fundacional, si bien se tiene certeza de que existía ya a principios del S. XVI. Es a partir de 1523, cuando las Órdenes de Santiago, Calatrava y Alcántara quedaron incorporadas definitivamente a la Corona de Castilla, cuando el Consejo de Ordenes quedó consolidado.

Funciones:

El Real Consejo desde sus comienzos por un lado trataba los asuntos espirituales de las Órdenes, y  por otro lado actuaba en nombre del Rey como Administrador Perpetuo a quien representaba. Las atribuciones del Consejo eran: tratar los asuntos de gracia y patronato real, los asuntos de gobierno, la administración de justicia; y la admisión de Caballeros y Religiosos. Con el paso del tiempo la institución se transformó, pasando a ser fundamentalmente un órgano de calificación, control y representación de la nobleza española.

Fines Actuales:

El Real Consejo de las Ordenes Militares  tiene los mismos fines que siempre han tenido estas, la Santificación Personal, el Culto Divino y la Defensa de la Fe, añadiéndose además los fines Histórico-Cultural y Benéfico-Social.

Entre otras funciones organiza los actos religiosos en común de las cuatro Ordenes, se encarga de labores administrativas e institucionales; ejerce el patronato de sus fundaciones, y despacha las solicitudes de pretendientes a hábitos de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa.

Con casi cinco siglos de historia, el Real Consejo de las Ordenes de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa, tiene una vocación eminentemente Católica, organiza retiros espirituales, celebra las festividades más señaladas, concede becas a seminarios y presta asistencia a los Conventos de Madres Comendadoras de Santiago y Calatrava.

Bula Papal del Nombramiento Obispo Prior OOMM 2016Desde la constitución del «Priorato de las Ordenes Militares» en 1875 (Bula «Ad Apostolicam» de Pio IX), el Obispo Prior de las cuatro Ordenes Militares, nombrado por su Santidad el Papa, es quien asume los derechos y obligaciones que le son inherentes al cargo. Monseñor Gerardo Melgar Viciosa, Obispo de Ciudad Real, es el actual Prior de las cuatro Ordenes Militares por nombramiento pontificio (Bula Papal) de 8 de Abril de 2016.

Anualmente en la festividad del Corpus Christi, S.A.R. D. Pedro, Presidente del Real Consejo, hace entrega al Obispo-Prior de cuatro becas destinadas al Seminario de Ciudad Real.

Uno de los pilares ideológicos del Real Consejo es la fidelidad hacia la Corona Española, como fuente de convivencia y signo de identidad, entre los españoles a lo largo de su historia, siendo actualmente S.M. el Rey Don Felipe VI el Gran Maestre y Administrador Perpetuo de las cuatro Ordenes.

La tradicional vocación militar del Consejo, hoy en día, queda patentemente reflejada con el Hermanamiento con la Guardia Real y con acuerdos de colaboración con el Instituto de Historia y Cultura Militar.

Como fin asistencial se ostenta el patronato de las fundaciones Real Hospital de Santiago y Lux Hispaniarum.

En el ámbito cultural realiza congresos y ciclos de conferencias sobre la Órdenes.  En los últimos años ha efectuado  convenios de colaboración con el Instituto de Estudios Manchegos  de Ciudad Real y con la fundación Patrimonio Benéfico Marques de Dos Aguas de Valencia, editando diversas publicaciones.

El Real Consejo custodia y aumenta su archivo y biblioteca, contribuyendo a crear una nueva fuente documental para futuros historiadores. También con vistas a conservar el patrimonio monumental relacionado con las Ordenes Militares se esfuerza en conseguir ayudas públicas y privadas para su restauración y mantenimiento.

Finalmente como nota característica hay que destacar que mantiene vivo el patrimonio espiritual e histórico heredado de nuestros mayores, conservando y dando mayor esplendor a la nobleza española.

Santiago

Orden de Santiago
Orden de Caballería de Santiago

Fundada en año 1151

Existe la tradición que después de la batalla de Clavijo, en el año de 844, el Maestre de Campo Don Sancho Martínez de Tejada junto con trece caballeros solicitaron permiso del Rey Don Ramiro para constituir una orden de Caballería bajo la advocación del Apóstol Santiago, sin embargo historiadores ilustres como Américo Castro y Claudio Sánchez Albornoz ponen en dudas estos hechos, aunque otros sostienen que la escritura aparecida en el Monasterio de Uclés, residencia del Maestre de Santiago, nos muestra los estatutos de cristiana hermandad y cofradía en reverencia del Apóstol Santiago, y existen eruditos que afirman de que el latín en la que está redactada es de los tiempos del citado Rey Don Ramiro I.

Lo cierto es que al florecer la devoción a Santiago y comenzar el peregrinar de la cristiandad europea hacia la tumba del Apóstol Santiago en Compostela, los monjes de los Monasterios que jalonan el camino se erigen en defensores de los peregrinos, de la violencia de salteadores y árabes.

Como prueba de este supuesto se encuentra el Privilegio rodado concedido al Convento de Sancti Spiritus de Salamanca cuya fecha es de 15 de noviembre de 1030, en la que el Rey Don Fernando I de Castilla, menciona a los Caballeros de la Encomienda de Santiago.

La Bula de aprobación, es concedida por el Papa Alejandro III el 5 de julio de 1175. Es necesario resaltar que en los primeros tiempos no era circunstancia indispensable la aprobación pontificia, para el establecimiento de Ordenes de Caballería y de Ordenes Religiosas, pues de hecho se creaban contando con el ordinario de los obispos.

La Orden de Santiago creció bajo la regla de San Agustín, y hacia 1200 las pruebas exigidas consistían en legitimidad, limpieza de sangre, religiosidad y nobleza. Para ingresar solo era necesario justificar la parte paterna, hacia 1655 se incluyen las maternas y a principios del siglo XX se hizo obligatorio la probanza de los cuatros primeros apellidos, que son los que se exigen en la actualidad.

Tuvo una participación muy importante durante la reconquista. Desde su organización primitiva a la figura del Maestre le seguía un consejo compuesto de Trece Caballeros, denominado Trecenazgo, y sus componentes Treces, todos ellos eran los encargados de la administración, dirección y disciplina. De este consejo se elegía el Maestre.

Participó desde su fundación en casi todos los hechos de armas contra los árabes en lo que fueron los Reinos de Castilla y de León, y la historia quedó jalonada de hechos heroicos de sus caballeros. Merecen especial mención las acciones de frey Fernando Díaz y frey Santiago Fernández de Lemus en la Batalla de Alarcos, la de frey Pedro de Arias en la de las Navas de Tolosa.

En la conquista de Sevilla fue muy destacada la actuación de la Orden, que al frente de su Maestre frey Pelayo Pérez Correa, forzó la retirada desde el sur de Extremadura hasta la ciudad de Sevilla. Gracias a los acertados consejos y al asesoramiento que dio el Maestre al Rey D. Fernando III el Santo, se tomó Sevilla en 1248, y fue el estandarte de Santiago el primero en ondear en las murallas de la ciudad.



Website is Protected By Using The WP Site Protector Plugin From : ExattoSoft.com