Orden de Alcántara Archives - Página 2 de 2 - Órdenes de Caballería de Santiago, Calatrava, Alcántara y Montesa

Uniformidad

» Orden de Alcantara – Uniformidad

La uniformidad de los Caballeros de Alcántara anterior a 1862 era el manto capitular, rezaba del siguiente modo:

Capítulo general que se celebró en la villa de Ayllon 1411

El habito de los de la Orden de Pereyro, fue al principio el mismo que traían los monjes de San Bernardo; corriendo después los tiempos, en el que se ha dicho de la mudanza del hábito, o poco antes, mitigado ya en algunas cosas el rigor primitivo, y viviendo los Caballeros fuera del Convento, comenzaron a no reparar en el color del vestido y acomodarse cualquiera que fuese honesto y así se determinó en un Capítulo general que se celebró en la villa de Ayllon año de 1411 ( tres después de la bula de Benedicto decimotercio), siendo Maestre el Infante Don Sancho y se prohibió el habito de algunos colores que no parecían decentes…

CAPITULO VIII. – De la honestidad de vestir.

“No tan solamente la onestidad de los cavalleros e freyres de la nuestra orden deven estar en las costunbres e en los comeres mas aun en las vestiduras e en los colores dellas, por ende pertenece a los religiosos de nuestra orden e caballería de qualquyer estadoque sea traya ropas e vestiduras ordenadas e onestas a la religion. E fue nos dicho que algunos quriendo andar desordenadamente como no deven que traen ropas harapadas e  a meytades e abrigadas por lo qual estableciendo mandamos que todos los cavalleros e freyres ansi clerigos como legos comendadores e otros qualesquyer que de nuestra orden sean se vistan de paños e ropas decentes a la religion de la caballería e no trayan ropas barradas ny partidas a meytades ny harpadas ny paños colorados ny verdes ny trenas de oro ny flocaduras a los cabezones por no concluyr a la honestidad de la religion salvo sobre las armas como lo han acostunbrado o vieren por que lo devan traher, no trayan peñas veras ny grises ny martas sin nuestra licencia e el que lo contrario fiziere haga penitencia según la nuestra providencia con consejo de los ancianos e puedale ser dicho e acusado ante nos sin pena en el cabildo.”

…en la bula de Benedicto XIII da licencia para la mudanza del habito en la cruz verde…

…y mas adelante donde se trata del largo que debe tener vuelve a decir que sean colores honestos y que los mas cortos lleguen a media pierna y las mas largas lleguen al tobillo o besen en el. Y en el Capítulo de Burgos de 1495 se determinó lo mismo y se prohibió el color amarillo…

…y en el Capítulo general que se celebró en Alcalá de Henares en 1498 se mandó que cuando los freyres saliesen del Convento llevasen togas y capirotes o sotanas y para cubrir la cabeza bonetes sin facción alguna.

En el coro y demás actos de comunidad usaban todos de mantos blancos y como consta en una carta de concordia y hermandad entre Don Gonzalo Rodríguez, Maestre de Santiago y Don Benito Suárez Maestre del Pereyro…

Definiciones de la Orden y Cavalleria de Alcántara con la historia y origen della
En Madrid : Por Diego Diaz de la Carrera (1663)

Capitulo de Burgos de 1495

CAPITULO VII. Qué ropas e de qué colores an de vestir los comendadores e cavalleros de la orden.

No tan solamente los cavalleros e fieires de la dicha orden deven ser honestos en las virtudes e costumbres interiores mas aum en las vestiduras e colores dellas que se muestran de fuera de manera que no puedan ser noctados de anjosidad e superfluidad, por ende ordenamos que los cavalleros e freires asi clerigos como legos de la dicha orden e cavalleros se vistan ropas e paños de colores e hechura deçentes a la religión e cavalleria que an de exerçer e no traygan ropas muy cortas nyn muy luengas ny ametaladas ny harpadas ny de colores verdes claros ny amarillos ny peñas veras nyn martas nyn gules sin liçençia del señor maestre porque no son congruentes a onestidad de la religión salvo sobre las armas como lo an acostumbrado o si vieren porque lo devan traer so pena de perdimyento de la vestidura que contra esta nuestra proibiçion traxeren; e deyuso de sus ropas traygan fol. 52/ todos sus escapularios o sant benitos como es costunbre e tenga cada uno su manto blanco de capitulo con que an de confesar e comulgar e entrar en capítulo e que ninguno de los cavalleros de la dicha orden no traygan sobre sus armas sobreseñales algunas si no fueren las de la orden; e que todas las vestiduras superiores aparentes traygan el abito de la dicha orden conviene a saber la señal de la cruz publicamente en el lugar acostumbrado en tal manera que se pueda ver la dicha cruz e ser por ella conoçidos e onrrados e el que sin el dicho escapulario o sant benyto o cruz superior se hallare o no toviere el dicho manto de capítulo segundo dicho es e ordenado sea pugnido al alvedrio del señor maestre con consejo de los ancianos e pueda ser acusado ante el dicho señor maestre por qualquier de la dicha orden.

El Manto Capitular

Mariano Frías Salazar y Español de Niño, Iriarte y Leygorri, Marqués de Huarte
Exp. 270-1905
 
 
 
 
 
.
 
 
 

El manto capitular actual es blanco, abierto por delante y abrochado con pasamanería. La cruz verde se sitúa al costado izquierdo. Arrollados y pendientes del cuello se llevan gruesos cordones blancos acabados en dos grandes  borlones. Los Caballeros bajo el manto capitular visten un escapulario blanco con la cruz verde en el pecho

El birrete es hexagonal con la cruz de la Orden en su cara frontal, con borla y vivos verdes o blancos, según los Caballeros sean profesos o novicios.

Las Dignidades lo tendrán en negro con vivos y borla verdes.

S.A.R. Don Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Borbón-Parma, Borbón y Habsburgo Lorena, Infante de España, Duque de Calabria.
Decano-Presidente del Consejo y Tribunal de las Ordenes de Caballería.
Comendador Mayor de Alcántara.
 

Son preceptivos los guantes blancos. El hábito se utiliza en los actos religiosos de la Orden bien en conjunto con las otras tres Órdenes o bien por separado.  Su último uso es ser el sudario del Caballero.

UNIFORME:

La Uniformidad de los Caballeros de las Ordenes Militares se determina en 1862, sufriendo un cambio en 1904.

..

.

.

De 1862 a 1904

S.M la Reina (q.D.g.) por Real Orden de 9 de agosto de 1862 sirve expedir el decreto siguiente, sobre la uniformidad de los Caballeros de las Ordenes Militares.

«Como prueba a lo grato que me es el recuerdo de los gloriosos hechos históricos y de los especiales servicios prestados al Trono y al pais, he venido a concederles de conformidad a lo propuesto por mi Ministro de la Guerra, el uso del Uniforme siguiente:»

Casaca blanca con solapa del mismo color, adherente a este la cruz de la Orden de Alcántara colocada sobre el centro de ella, la cruz será de paño de color verde y tendrá 26 cm de longitud, sujetándose para el ancho a la hechura y ancho de la solapa, el cuello, vueltas, forro, vivos y barras de color verde, en los hombros la cifra del Gran Maestre; espada de ceñir con cordón de oro, pantalón azul prusia con franja de oro, la cual tendrá en su tejido la cruz de la Orden de Alcántara y un ancho de 55 mm; botón convexo con cerquillo alrededor, fondo dorado y bruñido y la cruz de la Orden de Alcántara, dorado mate, los del cuerpo de veinte y tres milímetros de diámetro y siete milímetros de elevación, y de quince mm y seis mm respectivamente los de las mangas y hombreras; sobrero apuntado, con galón de oro y sin pluma; espuela dorada

 

De 1904 hasta el día de hoy.

La descripción del nuevo uniforme está regulada por  Real Decreto de 20 de Mayo de 1904.
Este Real Decreto se puede encontrar en la Gaceta de Madrid de 22 de Mayo de 1904. Número 143, págs. 705 y 706.
El uniforme que deben usar los Caballeros de la Orden Militar de Alcántara, tanto bajo el Manto capitular en los Actos Religiosos en que con arreglo a sus respectivos Estatutos y definiciones deban reunirse en capítulo como para todos los demás actos oficiales o cualesquiera otros cuya solemnidad requiera o permita el uso de uniforme, será el siguiente:

Levita de paño Blanco con solapa del mismos color; adherente a esta y entre sus dos hileras de botones, que no deben de ser paralelas, las cruz del paño del color verde y de 25 cm de longitud como máximo
El cuello y vueltas, estas de la misma forma y dimensiones de la actual casaca, blancos, con tres sardinetas de galón de hilillo de oro, y sus correspondientes botones; la falda no excederá de 25 cm, sin carteras en su faldón y tan solo dos botones en el arranque de la cintura;

En los hombros caponas de metal dorado, con un botón en su parte superior, escamas estampadas, y en la pala, sobre rayos y en mate, la cruz de Alcántara resaltando sobre el bruñido del fondo.
Pantalón recto de paño verde, con doble faja de oro, sin dibujo determinado en su tejido, de 15 mm de ancha cada una distantes entre si 6 mm y equidistantes de la costura, en la que irá embutido un canutillo o vivo dorado también; botones ligeramente convexos, según del modelo de los del actual uniforme, los del cuerpo de 24 mm de diámetro y de 14 y 6 mm los de mangas, charretas y cuello, todos ellos con su correspondiente cruz estampada.

Casco semiesférico, de metal blanco plateado y bruñido con viseras cuadradas, pero matando ligeramente los ángulos y bordeadas ligeramente también de metal dorado bruñido; la cruz de Alcántara, que llevará en su parte superior, y de cuyo centro partirá el astil de 9 cm de elevación, será también dorada y bruñida, así como los dos leones y los ganchos laterales que partiendo de sus bocas, sostengan la carrillera, la cual será de cadena barbada, sencilla armada sobre charol blanco, con forro de paño de igual color y el todo de 20 mm de anchura; en el frente llevará una elipse o circulo de rayos sobre los que campeará la cruz respectiva en su color correspondiente y de esmalte; Espuela o espolín dorados liso, de cuello alto, abrochándose la primera con cadenilla barbada; y para mayor gala, plumero blanco en el casco, manopla de charol blanco, calzón y guante de ante y bota entra recta de charol, según el modelo del ejército.

Para abrigo, capota blanca con cuello ancho vuelto de terciopelo blanco, y sujeta con cordones terminados en borlas del mismo modelo que la de los mantos capitulares, aunque en tamaño proporcionalmente más pequeño, vueltas de paño blanco y la cruz respectiva, de la mismas dimensiones que la levita, campeando en el costado izquierdo.

Para gala se usará el casco con plumero y manopla de charol blanco, y el mismo casco sin plumero cuando se vista de media gala.

Se podrá seguir usando el actual sombrero apuntado, pero de forma mas reducida y elevada, tan solo para actos particulares y de diario.

Condecoraciones de la Orden Militar de Alcántara.

Placa para Uniforme – Cruz de tela para chaqué


.

.

Venera uniforme

.

.

.

.

.

.

.

.

Pasa-corbatas y Botón

.

Hermanamiento

» Orden de Alcantara

Regimiento de Caballería Acorazado «Alcántara» n.º 10

Historia en Europa

Lancero Regimiento Alcántara

El Alcántara aparece de la necesidad de los Ejércitos de Felipe IV de aumentar las tropas montadas destacadas en las Provincias Unidas, para lo que se autorizó a crear varios cuerpos de Caballería. Uno de ellos fue el organizado y dirigido por el maestre de campo D. Juan Francisco Nestién con base en ocho compañías que pasó a sueldo de la región de Bruselas el 19 de febrero de 1656 como Tercio de Nestién.

Su estandarte era de damasco carmesí, orlado y bordado de plata, llevando en el anverso las armas reales y en el reverso el manto coronado y la venera o cruz de la Orden Militar de Alcántara, con el lema «HOEC NUBILA TOLLUNT OBSTANTIA SICUT SOL» (Cabalga como el sol, disipa las nubes a su paso). El primer escuadrón lucía un estandarte de damasco blanco.

Encuadrado en el Ejército de don Juan de Austria, en 1657 marchó en socorro de Valenciennes sitiada por los franceses, cargando y acuchillando a 18 escuadrones. Participó en las batallas de las Dunas (1658), de Lila (1667), de Seneff (1674), en donde peleó todo el día retirándose victorioso a media noche, de Saint-Denis (1687) y de Fleurus (1690), donde resistió el choque de la caballería contraria para luego tomar la iniciativa y destrozarla.

Historia en España

Monumento Benlliure

Seis años más tarde lo encontramos en España, luchando durante la campaña de Cataluña. Pasa a Italia durante la guerra de Sucesión, mandado personalmente por Felipe V, batiéndose en Luzara frente a los austro-alemanes. En 1710 vuelve a España y lucha en Zaragoza, Igualada y Portugal.

En 1769, al frente de su banda de trompetas había un jinete vestido a la turca y batiendo unos palillos de metal. El orgien de tal insignia no correspone al Alcántara, sino al Bramante que en 1720 derrotó al Regimiento de Caballería de Staremberg, austriaco, cogiendo prisionero, entre otros, al turco que llevaba dichos palillos, y Felipe V para perpetuar tal victoria concedió tal prerrogativa, el cual al fusionarse con el Alcántara en 1731 le transmitió este honor por Real Orden de 11 de enero de 1769.

Participó en la guerra de la independencia española, siendo disuelto en 1823 como Regimiento de Alcántara 7º de Caballería.

Siglo XIX

En 1844 vuelve a ser creado como Regimiento de Lanceros de Alcántara, 16º de Caballería, con guarnición en Alcalá de Henares. Durante años sufrió varios cambios de guarnición, organización y uniformidad y en 1859, cuando estaba acantonado en Ciudad Real con un destacamento en Almagro, fue transformado en Regimiento de Cazadores de Alcántara, 16º de Caballería.

Al acceder al trono Alfonso XII, se reorganiza el Ejército, quedando como Regimiento de Cazadores de Alcántara, 14º de Caballería, alternando las guarniciones en Reus, Lérida y Barcelona, desde donde embarcó rumbo a Cuba en 1895, donde se batió hasta el final de la guerra.

Con el nuevo siglo el Alcántara fue destinado a Valencia, donde permaneció hasta el 8 de septiembre de 1911, en que se dispuso su traslado a Melilla donde 10 años más tarde efectuó los hechos anteriormente relatados.

Campamento Arruit – 1921

  • En 1921 en el desastre de Annual, el Regimiento fue prácticamente aniquilado tras proteger a las fuerzas que se batían en retirada, por lo que es el único regimiento del Ejército español que tiene un bello monumento ecuestre, de Benlliure, frente a la puerta principal de la Academia Militar de Caballería, de Valladolid
  • El 22 de enero de 1927 se reorganiza fundiéndose con los Regimientos de Vitoria y Taxdir, pasando a Ceuta, donde poco después se fusiona con el Regimiento de Villarrobledo pasando a Badajoz como Regimiento de Caballería Alcántara 14º de Cazadores. En 1931 es convertido en Grupo de Autoametralladoras con sede en Aranjuez, donde le sorprende la Guerra Civil y es disuelto.
  • En 1939 se crea el Grupo de Exploración n.º 9 de Marruecos con guarnición en Larache y un año después forma parte de la Brigada Mixta de Caballería como Regimiento de Caballería Independiente n.º 19 para ser después renombrado como Regimiento de Caballería Mecanizado n.º 19.
  • o En 1943 vuelve a cambiar el nombre como Regimiento de Caballería Dragones de Alcántara n.º 15.
  • o En 1958 se reorganiza como Regimiento de Caballería de Cazadores de Alcántara n.º 15, absorbiendo a los Tabores de Caballería n.º 1 y 2, pasando a Jaén donde el año siguiente asume el nombre de Agrupación de Alcántara n.º 15 de Caballería.
  • En 1963 se convierte en Regimiento de Caballería Blindada Alcántara n.º 15
  • En 1966 se llama Regimiento Ligero Acorazado de Caballería Alcántara n.º 10 y vuelve a Melilla.
  • En 1974 toma el nombre de Regimiento Acorazado de Caballería Alcántara n.º 10.
Metopa Rto Alcantara nº 10

Reseñas históricas

» Orden de Alcantara » Antecedentes históricos

En el siglo XII se instituyó en el reino de León, la orden de San Julián del Pereiro, que después se denominó de Alcántara.

En esta Orden también nos encontramos que tuvo el ordinario antes de su Bula de fundación, por lo que se hace difícil decir la fecha exacta de sus orígenes y algunos historiadores sostienen que la Orden fue instituida por los hermanos D. Suero y D. Gómez Fernández Barrientos en el año de 1156.

Existen documentos que prueban lo anterior, como son la escritura encontrada en el monasterio de Alcobaca, y otros escritos fechados con anterioridad a la Bula de Fundación, tales como los que aparecen en el Convento de San Benito en Alcántara que tratan sobre unas huertas que pertenecían a la orden.

La Bula de Aprobación la concede el Papa Alejandro III en 1177 bajo la regla de San Benito y con inclusión en la orden del Císter.

Al conquistar el Rey D. Alfonso IX, la villa de Alcántara en 1212, se queda la orden de Calatrava de guarnición en la plaza, y en el año de 1218 el Maestre de Calatrava frey D. Martín Fernández entregó la plaza al Maestre de San Julián del Pereiro D. Nuflo Fernández. Los caballeros de esta última Institución quedaron como filiales a los de Calatrava, y adoptaron como insignia además del peral, que era el símbolo del Pereiro, dos trabas a semejanza con la de Calatrava.

La Orden perteneciente al Císter, tuvo como visitador al Maestre de Calatrava, y con el paso del tiempo la orden de San Julián del Pereiro tomó el nombre de la villa que ocupaban, es decir el de Alcántara.

Durante la reconquista se distinguió esta Orden en las empresas que los Reyes de Castilla realizaron sobre Extremadura. Los castillos de Portillo, Montánchez, Almeida, Magacela, Medellín,

Badajoz, Trujillo y Ciudad Rodrigo son prueba de otras tantas victorias de la Orden. También participaron en la conquista de Andalucía hasta la conquista de Algeciras.

El símbolo de la orden se cambió en el año de 1414, mediante la Bula del Papa Benedicto XIII, que estableció la cruz flordelisada verde que perdura hasta hoy en día.

Actuación del Ordenes Militares en los siglos del XVI al XVIII

» Real Consejo de las Ordenes Militares » Antecedentes históricos

A principios del siglo XVII, la situación bélica en España la podemos sintetizar, como en un enorme esfuerzo que se ha de ejercer en la defensa de todo un Imperio.

Los Ejércitos se han ido transformando, con un gran desarrollo de las armas de fuego, y en Europa el Arma de Infantería Española es considerada como una de las más eficaces.

Este Ejército se hace cada vez más profesional, y al haber desaparecido las guerras con el Islam, nos encontramos con un declive, en el aspecto combatiente que tenían las Ordenes Militares como tales.

Estas mantienen su actividad, administrando sus posesiones y rentas. En el aspecto religioso continúan con sus conventos y monasterios, y debido a la Bula del casar, los caballeros se van integrando cada vez más en la sociedad dentro de su estado.

El espíritu de milicia que tenían las Ordenes se mantiene vivo, ya que muchos de sus caballeros ingresan en los Reales Ejércitos sirviendo como Oficiales, como prueba de ello basta con visitar nuestros principales museos como el del Prado, el del Ejército o el Naval y contemplar a ilustres militares y marinos, con las veneras de su orden en el pecho de sus uniformes.

En altos cargos de responsabilidad para el Estado, los Reyes siempre otorgaron su confianza, a Caballeros de las Ordenes Militares. El Descubrimiento del Nuevo Mundo supone el inicio de una serie de nombramientos para su gobierno y administración, que comienzan con el relevo de Cristóbal Colón en Indias en la persona del Comendador de Calatrava Don Francisco de Bobadilla, si bien es cierto que su actuación no resulta afortunada, cuando surgen problemas difíciles, los Reyes Católicos designan Gobernador de Nueva España, al Comendador de Lares de la Orden de Alcántara Frey Nicolás de Ovando. La Real provisión es dada en Granada el 3 de septiembre de 1501.

Estos serán los primeros jalones que van a mostrar a través de tres siglos la presencia de caballeros de las Ordenes en la Historia de España en América.

Para ello debe bastarnos con repasar la lista de los Virreyes de Nueva España y la del Perú, así como los Jefes militares que desarrollaron su carrera militar en América.

La Caballería Española de los Borbones mantiene el espíritu de las Ordenes Militares y así con la reforma que emprende el Rey Don Felipe V, en 1706 se crea el Regimiento de Santiago y el de Calatrava, en 1715 se funda el de Ordenes nuevo, cuyo primer Coronel es el Duque de Aveyro y que en 1715 se refunde con el de Montesa. En 1718 se establece el de Alcántara.

A estos Regimientos han pertenecido numerosos oficiales que profesaron en las Ordenes, costumbre que se extendió por las diferentes Armas y Cuerpos.

Website is Protected By Using The WP Site Protector Plugin From : ExattoSoft.com